En torno al 80% de los casos de cáncer de colon son esporádicos, lo que significa que su causa es inespecífica o indeterminada. El otro 20% de los cánceres de colon son hereditarios. Las personas con un familiar de primer grado con cáncer de colon tienen más probabilidades de padecer la enfermedad. Alrededor del 5% de este grupo muestra predisposición al cáncer colorrectal no polipósico hereditario (síndrome de Lynch), una enfermedad rara que afecta generalmente a personas de 30 a 50 años.

Uno de los problemas de este tumor es que no suele provocar síntomas específicos y, cuando lo hace, suele encontrarse ya en una fase avanzada. Otros síntomas que pueden alertar de su aparición son el sangrado en las heces, cambios en la frecuencia (más o menos frecuente) y características de las deposiciones (más blandas), masa abdominal, cansancio, anemia, pérdida de peso y apetito sin explicación aparente, dolor o molestias abdominales.