fbpx


Operación de hernia umbilical.

Antes de operarte de hernia umbilical, debes revisar esto.

Qué es una hernia umbilical?

La pared abdominal está formada por varias capas de tejido de distinta resistencia que desde fuera hacia dentro son: 

– La piel

– El tejido celular subcutáneo: «La grasa»

– La aponeurosis: Es como una tela fuerte que contiene todo

– El peritoneo: Es una capa fina por dentro de la aponeurosis

El ombligo o cicatriz umbilical es una zona débil de nuestra pared abdominal. Como notarás es una de las partes más adelgazadas porque por allí se unen varias capas.

Esto pasa porque durante la gestación, el bebé se une a la madre por el cordón umbilical, que pasa a través de esa zona. Cuando el niño nace y el cordón es innecesario, se cae dejando lo que conocemos como ombligo.

Las hernias umbilicales se ocasionan debido a un debilitamiento de la pared abdominal en la zona del ombligo. 

 

Cuando realizas esfuerzo físico se produce una protrusión del peritoneo abdominal (que en este caso se llama saco herniario) hacia el ombligo  y que se nota como un bulto. 

Cuando este bulto sale le llamamos hernia umbilical. Esta hernia puede causar malestar en la zona y a veces dolor, náusea, vómitos y otros problemas que podrían ser graves y requerir una cirugía urgente. 

Aunque hombres y mujeres pueden desarrollar una hernia umbilical, se ha visto que es más frecuente en mujeres, probablemente asociado al embarazo. 

Las hernias que existen desde el nacimiento se conocen como congénitas y las que aparecen con el paso del tiempo son adquiridas.

Hay que decir que una hernia umbilical en el adulto no se cura, no mejora con el tiempo, ni desaparece por si sola.  No existe tratamiento médico ni ejercicios que la hagan desaparecer.

Cómo saber si tengo una hernia umbilical

Las zonas más frecuentes donde aparecen las hernias son en la ingle (inguinal), en el ombligo (umbilical) y en las zonas con cirugías previas, sobre la cicatriz (eventración o hernia incisional).

Muchas veces es fácil reconocer si tienes una hernia umbilical. Puedes notar un bulto en el ombligo y  notar dolor o malestar al hacer esfuerzo físicos (como levantar cosas pesadas), al toser o hacer esfuerzo al defecar u orinar.

También suele molestar al estar de pie mucho tiempo.  Otras veces las personas no notan que tienen una hernia umbilical hasta que son evaluadas por su médico por molestias en la zona o durante una exploración física por otras causas.

La mayoría de veces no es necesaria ninguna prueba específica para diagnosticar una hernia umbilical. Durante el examen físico del paciente se pueden detectar muchas hernias umbilicales y de otras zonas (inguinales, femorales, etc) sin necesidad de realizar otras pruebas.

En raros casos, cuando las hernias son muy pequeñas y/o el paciente tiene sobrepeso, a veces es necesario realizar pruebas adicionales como una ecografía de la zona o una tomografía computarizada para confirmar las sospechas diagnósticas.

Qué causa una hernia umbilical?

Cualquier persona puede desarrollar una hernia umbilical a lo largo de su vida. Si bien existen factores predisponentes, no existe una causa única para la aparición de una hernia umbilical.

Entre estos factores predisponentes se encuentran el tabaquismo, la obesidad, las enfermedades crónicas y en las mujeres el embarazo. 

 

Es decir que todo lo que debilite la pared abdominal favorece la aparición de hernias.

En el caso de la hernia umbilical, la hernia sale a través de la zona del ombligo o cicatriz umbilical. La hernia se produce cuando esta zona se debilita y deja pasar el contenido abdominal.

Qué complicaciones puede tener una hernia umbilical? Se usan mallas en todas las hernias?

Complicaciones de la hernia umbilical

Los 2 complicaciones urgentes de la hernia umbilical son la obstrucción intestinal y el estrangulamiento de la hernia. Están relacionados porque se producen cuando un asa intestinal pasa a través del orificio de la hernia y se queda atrapada, con lo cual su contenido deja de pasar y se obstruye. Si está así mucho tiempo tampoco recibe sangre y se estrangula, pudiendo morir. Ambos casos requieren atención urgente

Si presentas:

– Enrojecimiento

– La hernia está fuera y no desaparece al acostarse.

– Dolor abdominal y/o en la hernia, intenso.

 

Esto puede indicar que la hernia esta estrangulada porque un asa intestinal ha salido por el orificio y se ha quedado atrapada y «se ahorca».  Este cuadro suele acompañarse también de náuseas y vómitos. Si esto pasa, hay que acudir a urgencias para valoración por un médico. 

 Uso de mallas en la operación de hernia umbilical

En el caso de la hernia umbilical, con cierta recuencia se colocan mallas de un material especial para reforzar la zona. Cuando la hernia es muy pequeña se puede colocar solo puntos que cierren el orificio, pero si este defecto tiene cierto tamaño la mayoría de cirujanos se inclina por colocar una malla que funcione como un parche y disminuya las posibilidades de que la hernia reaparezca.

Está comprobado que el colocar una malla para reforzar la pared disminuye de forma muy importante el riesgo de que la hernia reaparezca o recidive. 

Qué tipos de cirugía existen para tratar la hernia umbilical?

Aunque existe los abordajes abiertos y laparoscópicos para el tratamiento de la hernia umbilical, con frecuencia se realiza el abordaje abierto.

Los abordajes abiertos en la operación de hernia umbilical hacen un corte sobre la hernia o cerca de ella y van seccionando los tejidos hasta encontrarla, devolverla hacia el interior del abdomen y reforzar la pared, generalmente con una malla.

Los abordajes laparoscópicos en la operación de hernia umbilical utilizan pequeños instrumentos parecidos a palillos para realizar esto mismo pero a través de cortes muy pequeños que suelen ser 3: 2 de 5 mm y uno de 10 mm. De allí se entiende que también suelan doler menos.

 

En este caso se llega a la hernia siempre por detrás de ella, por dentro del abdomen, teniendo una visión de los órganos mucho mejor.

La diferencia es la forma de reforzar el defecto de la hernia. Si pensamos en una rueda pinchada, en los abordajes abiertos, en la mayoría de los casos el parche de refuerzo se coloca por delante y en la cirugía laparoscópica de la hernia inguinal el parche de malla se coloca por detrás.

En el caso de la hernia umbilical, salvo casos particulares que deben ser valorados individualizadamente, no existe una diferencia tan clara en cuanto al abordaje abierto o laparoscópico para la cirugía.

Hablamos?

Concerta una cita y resuelve tus dudas. 

Cómo se realiza la cirugía?

La hernia umbilical se trata mediante cirugía. No existe otro tratamiento curativo.

Cirugía abierta de la hernia umbilical (Operación de hernia umbilical abierta):

– Incisión de 3-4 cm

– Duración 30-45 min aproximadamente

– Puede realizarse con anestesia local, regional o general.

– Se puede colocar una malla para reforzar la reparación.

– La malla se suele fijar con puntos.

 

Cirugía laparoscópica de la hernia umbilical:

– 3 incisiones: 1 cm,  5mm y 5mm. 

– Duración 45 min aproximadamente

– Se suele realizar con anestesia general.

-La cirugía se realiza introduciendo una cámara muy pequeña y colocando una malla que se fija con clips o pegamento.

– Se coloca una malla que siempre va por detrás. Hay que verlo como el parche de una rueda pinchada. El parche se puede poner por dentro de la rueda o por fuera de la rueda. En la cirugía laparoscópica de la hernia umbilical el parche siempre va por dentro.

Cómo es el postoperatorio de la operación de hernia umbilical?

Para que puedas ir a casa tras la operación de hernia inguinal:

– Estar despierto y orientado.

– Haber caminado, orinado y tolerado líquidos. 

– Que no haya sangrado o datos de alarma.

Hay que mantener la herida limpia y seca o la ducha habitual desde el día siguiente de la operación.

Es normal tener alguna molestia en la zona. Hay que vigilar la aparición de sangrado hematomas e infección de la herida, aunque son casos poco frecuentes.

 

La mayoría de pacientes que se operan de hernia umbilical necesitan muy poca analgesia.

Los puntos o grapas de cierre de las heridas se pueden quitar a partir del  séptimo día de la operación. Esto se realiza habitualmente en una revisión operatoria con tu médico.

Podrás volver a una actividad normal a las 48 h.

Se recomienda una vida activa desde el principio, pero para poder retomar actividades con esfuerzo físicos se recomienda retomar progresivamente hasta las 4 semanas aproximadamente. 

Qué complicaciones puede haber tras la operación de hernia umbilical?

La cirugía de la hernia umbilical se realiza con mucha frecuencia y puede tener algunas complicaciones.

Las complicaciones más frecuentes son:

– Retención urinaria post operatoria

– Sangrado/hematoma: La mayoría de veces se autoontrola y desparece al cabo de unas semanas. No suele empeorar los resultados a largo plazo.

– Infección de la herida: Es poco frecuente y menos en la laparoscopia.

Hay que mencionar que es normal tener alguna molestia pequeña en la zona, pero lo habitual es que desparezcan o se minimicen con el paso del tiempo. 

 

Complicaciones menos frecuentes:

– Recidiva de la hernia umbilical: Es la reaparición de la hernia. En esto se ha comprobado que hay menor recidivas en pacientes operados por cirujanos con dedicación específica a la cirugía de la hernia.

OJO: Toda cirugía puede tener complicacionesMientras más factores de riesgo exista, esta posibilidad aumenta. Sin embargo, no será lo mismo operar a un paciente joven sin enfermedades por un cirujano entrenado en cirugía de la hernia que operar a un paciente mayor, con muchas enfermedades y por un cirujano que no tenga dedicación específica al tratamiento de la hernia.

Cuándo debo acudir al médico tras la cirugía?

Debes acudir a consulta o llamarnos inmediatamente si presentas lo siguiente: – Sangrado activo a través de la herida o un hematoma que crece continuamente. – Fiebre: temperatura mayor de 38º C y con tomas repetidas durante 24 h. – Si sale pus a través de las heridas operatorias. – Dolor en las heridas que no cede con la analgesia pautada.

– Dolor abdominal intenso y/o acompañado de náusea y/o vómitos. 

– Si presentas dificultad para respirar o tos persistente: Puede ser síntoma de complicaciones respiratorias como tromboembolismo pulmonar.

– Enrojecimiento de la herida con calor: Puede ser síntoma de infección de la herida.

Cómo elegir al cirujano más adecuado para reparar mi hernia?

En la actualidad y con el uso de internet y las tecnologías de comunicación existe abundante información que se puede encontrar en la red. Ahora puedes investigar los antecedentes, curriculum, experiencia y referencias de tu médico antes de consultar.       

Como ya mencionamos antes, está comprobado que los resultados son mejores en cirugías realizadas por cirujanos con dedicación específica y entrenamiento en cirugía de la hernia inguinal abierta y laproscópica. Y quizá tan importante como lo anterior es que acudas a consulta y conozcas personalmente a tu médico, para que decidas con toda la información posible.    

Hablamos?

Concerta una cita y resuelve tus dudas. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies